discografía

Pilar del Río

 

 

 

...esos poetas de fácil lirismo tampoco entran en mi foto, aunque sí Paco Ibáñez que, un poco más tarde, desde la lejanía del exilio, nos enseñó a cantar lo mejor de la poesía española, así que cada noche, en la puerta de Mari Lola, de Mari Rosi o de Octavio cantábamos, con las guitarras de las Serrano y la displicencia de Salva y Luisito, las canciones de una libertad que ya intuíamos con fuerza. Porque antes no éramos libres, pero no lo sabíamos. Luego tampoco éramos libres, pero ya sabíamos que Alberti nos mandaba "a galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar" y así empezó la educación sentimental de quienes acabaríamos sabiendo que la libertad de los mejores sueños no se regala, amigo, que se conquista, y cantar fue el primer paso... Los días inquebrantables de la memoria

 

Fred Hidalgo

 

 

 

"Una sala de espectáculos repleta; en el escenario, solo con la guitarra, Paco Ibáñez contra los grandes poetas españoles (Lorca, Machado, Celaya, Hernández, Alberti, Goytisolo...), que él ha musicado.

"Entre vosotros esta noche, anuncia al público, hay unos periodistas franceses que han venido a pedirme que les hable de Brassens. Nosotros lo vamos a hacer mejor: vamos a mostrarles cuánto amamos a Brassens..." y Paco comienza a cantar "La mala Reputación" y "Pobre Martín", acompañado espontáneamente en castellano, por el público catalán.

Un momento de gran estremecimiento.
Esa noche el espíritu de Brassens flotaba en la sala..."

 

Antoni Batista

 

 

 

...la estética de los versos fluye sobre el excelente trabajo musical de Paco Ibáñez. La música se apoya en un ajustado sentido del ritmo que se funde con el de cada poema y en melodías muy sólidas que acompaña utilizando la polifonía de la guitarra.

A destacar el aire más que andaluz andalusí, con claras influencias árabes, de las brillantes canciones hechas sobre poemas de Federico García Lorca y de Fanny Rubio (el rey Almutamid), de sinuosos melismas jondos y punteos de cuerda aguda al contrapunto...

Paco Ibañez está más allá del contexto de los tiempos, y si son clásicos los poetas que elige, clásico es ya él con su música y su interpretación...

 

Manuel Vincent

 

 

 

Paco Ibáñez, de negro existencial, abrazado a su guitarra, está de pie en el escenario del Liceo, dispuesto una vez más a navegar el río de palabras nacido en el Arcipreste de Hita y que a través del corazón de otros grandes poetas irá a dar a cualquier mar, en catalán, castellano, francés, gallego, euskera o provenzal. De todos los dones del cuerpo, es la voz la expresión que mejor desafía el tiempo, la que está más pegada al alma. La voz de Paco Ibáñez conserva muy puro el son bronco y ritual, que se introduce en cada poema para convertirlo en una oración musical muy vivida, igual a si misma, siempre renovada. Golpeándose dentro de ella los versos unas veces bajan encañonados por la cólera del resistente, otras fluyen sosegados por un sonido monocorde de agua, que arrastra hasta la desembocadura en cada orilla el limo turbio de una vida bohemia muy sudada. Nos queda la palabra de los grandes poetas. Nos queda la pasión de Paco Ibáñez, su coraje.

 

Jean Wienner

 

 

 

"...Quién hubiese imaginado que una multitud increíble fuese a invadir el aforo del Olympia... Todo ello por ese gran niño simple, relajado, quien después de ser acogido con un calor tal que sólo recuerdo haber visto en honor de Toscanini, de Chaplin, de Robeson o de Lindberg, se puso a cantar acompañado por su guitarra..."

 

información de contacto

A flor de tiempo, SL
c/ Girona, 120 08009 Barcelona (España)
Tf (+34) 93 457 11 18
Fax (+34) 93 458 92 53
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Volver arriba